Frutas Verduras Masa Muscul

Comer sano no es hacer dieta

Comer sano no es hacer dieta

Cuando hablamos de “dieta” todos pensamos en sacrificio, privación, ansiedad…, y en alimentos sosos y repetitivos que acaban aburriéndonos. Si no ¿cuántas veces has hecho “la del plátano”, “la de la avena”, “la de la piña”, “la de las proteínas”, “la verde”…? Y así podríamos seguir hasta el infinito y más allá. Además todos sabemos que estamos perjudicando, o al menos comprometiendo seriamente ,la salud.  La prisa, la necesidad de perder quilos rápidamente, nos empuja a cometer este terrible error que , como ya expliqué en  http://mercedesmateos.es/la-trampa-las-dietas/ , nos atrapa en una escala ascendente de ansiedad y cada vez más peso. Como “ex-gorda” -no tengo miedo a las palabras-  sé muy bien que perder kilos es también  cuestión de balance: no ingerir más de lo que se gasta. Pero, si lo que queremos de verdad es sanar, vencer la compulsión de comer constantemente y tener salud, la variable verdaderamente indispensable es la calidad. El problema nos asalta cuando confundimos que comer bien (cantidad y calidad) lo asociamos a hacer dieta. Otra creencia falsa que nos ata al peso. Y es que comer sano no es hacer dieta.

Si somos conscientes de lo que comemos http://mercedesmateos.es/comer-con-conciencia/ en cada comida,  descubriremos que en todas las ocasiones hay productos elaborados, con exceso de sal (que aumenta el apetito), azúcar procesado, harinas refinadas, grasas trans…, cuando no componen casi exclusivamente nuestro menú. Porque estos productos -no alimentos- son los que nos gustan. En el artículo http://mercedesmateos.es/tengo-hambre/ hablamos por qué precisamente lo que nos gusta es lo que más engorda.  Del engañoso efecto calmante de la ansiedad que generan en nuestro cerebro,  que irónicamente reproduce una necesidad  mayor de volver a comer. Necesidad que la mente interpreta como hambre, cuando lo que es es ansiedad. El mismo perverso ciclo que cualquier otra adicción. Este círculo vicioso recrea y refuerza la creencia que casi todas las personas con obesidad tienen: identificar los alimentos sanos con el sacrifico de la dieta.

Es mi mente la que quiere porquerías

No podemos caer en la tentación de creer en que “la culpa” es de mi organismo que está “enganchado” a unos alimentos. Como la nicotina en el caso de los fumadores,  el organismo sufre y se estresa teniendo que hacer frente a los problemas que estos productos le generan. Tu cuerpo ni necesita  ni quiere comer “porquerías” que tanto le perjudican y le cuesta procesar. Es tu mente inconsciente la que gobierna y resuelve erróneamente este ciclo de ansiedad. Por eso, no podemos solucionar el sobrepeso sólo como un problema de ingesta, sino sobre todo como un problema del comportamiento.

Comer sano es salud mental y orgáinica

Comer bien es comer la cantidad necesaria para la edad, la configuración física y la actividad diaria, de alimentos de calidad. Sólo suprimiendo el azúcar blanco, las harinas refinadas, las grasas “malas” y los productos elaborados y procesados, y sustituyéndolos por alimentos de calidad (estevia,panela, harinas integrales, de garbanzo, espelta, pescado azul, semillas…), conseguiremos bajar peso y ganar salud. Esto puedes empezar a hacerlo tú. Para conseguirlo sin sufrir y sin angustia de privación apúntate a mi plan de primavera en

http://adelgazarya.es/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *