Trucos Para Una Mente Positiva

Inteligencia emocional, hablar con tu cuerpo

Uno de los recursos estrella en mis tratamientos es el lenguaje. Cómo nos hablamos, lo que nos decimos es fundamental para conseguir logros y, sobre todo, ser como queremos ser. El lenguaje emocional inteligente y sano es un recurso fundamental de la inteligencia emocional. Ser inteligentes emocionalmente es saber reconocer las emociones para poder dejar el mando a nuestra mente racional, y que ella pueda tomar las riendas en los conflictos y decisiones. Por eso, aprender a hablarnos y entrenar  un lenguaje emocional inteligente es un recurso muy eficaz y eficiente en muchos conflictos, sobre todo, los que implican tomar decisiones. Pero no sólo nos hablamos y hablamos con el lenguaje oral. Las emociones se manifiestan en nuestro organismo, en nuestro cuerpo, como un conjunto de síntomas y sensaciones que la mente interpreta como un estado de ánimo o emoción. Síntomas que tienen, en consecuencia, una expresión o, como lo hemos llamado, lenguaje corporal. Podemos decir así  que  también hablamos emocionalmente con nuestro cuerpo.

Inteligencia emocional, lenguaje corporal

Es claro entonces que las emociones tienen un reflejo en nuestro cuerpo. Que hay un lenguaje corporal que está trasmitiendo tanta o más y de mayor calidad que la expresada con palabras. Existen expertos que leen e interpretan el lenguaje gestual,  para tener más información de la que en realidad se quiere decir. Todos lo hemos visto en la tele con motivo de los debates políticos. Porque con el cuerpo expresamos desde el inconsciente, sin consciencia racional e instintivamente. Es casi un suero de la verdad.

Conocer, entonces cómo se expresa nuestro cuerpo es una información muy valiosa para saber que es lo que pensamos, creemos y sentimos de verdad. Incluso aquello que nos negamos reconocer a nosotros mismos.

La espalda es la más charlatana

inteligencia emocional

Estira tu espalda y abre tus brazos para una inteligencia emocional positiva

Una de las partes de nuestro cuerpo más chivata, por decirlo así, es la espalda, y corregir su postura es muy fácil y efectivo a la hora de identificar y gestionar emociones. Un ejemplo de esto que esto diciendo y que me gusta reseñar por lo visual que es, es como nos vamos encorvando según vamos expresando algo que nos aflige o no nos gusta. Y como, en el caso contrario, nos erguimos cuando expresamos algo que nos enorgullece, o nos envalentonamos.

Pero con la espalda expresamos muchas otras cosas, porque es nuestro soporte y así lo lee nuestra mente. Existen muchas teorías que relacionan una situación emocional de negación y rechazo con el dolor de espalda. Así como una personalidad abierta, liberal y conciliadora con una fisonomía de espalda ancha, flexible y recta.

En el siguiente enlace puedes encontrar algunas más http://barcelonaalternativa.es/relacion-entre-la-espalda-y-las-emociones/. Además de ser algunas muy curiosas e interesantes, te pueden servir para descubrir sobre ti cosas que ahora puedes empezar a cambiar, tan sólo con erguir la espalda o fortalecer sus músculos. Lo que tu mente irracional interpretará es que puedes enfrentarte a todo con la fuerza #xqmedalagana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *